Devocional

Desesperado de justicia

Dichosos los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados.

Mateo 5:6

¿Alguna vez ha sentido desesperación por lo que es justo?
Le pregunto esto, porque no muchas veces me ha pasado, pero cuando si ha ocurrido, he sentido algo profundo en mi corazón que me empuja a buscar desesperadamente esa justicia.
Precisamente esta bienaventuranza nos habla de la desesperación de algo que no tenemos y que anhelamos en nuestra vida. Esto es la justicia de Dios.

Los cristianos anhelamos la justicia de Dios en nuestras vidas, porque no la tenemos y no la podemos conseguir por nuestros propios méritos.

La justicia de Dios, su rectitud, su integridad, son cosas que no son parte de nuestra vida, pero que son más valiosas que nuestra vida y por eso las anhelamos tanto.

¿Es usted alguien que anhela la justicia de Dios en su vida? entonces dichoso por tenerla debido a su pobreza espiritual. Dichoso por alcanzar la mansedumbre cristiana y dichoso por reconocer su miseria delante del Señor. Todo esto nos lleva a buscar con desesperación su justicia.

Dichoso porque usted será saciado por Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *