Devocional

Eleva tu visión de Dios

Resultado de imagen de eleva tu vision de Dios

Sabemos que Dios es nuestro padre, y que le debemos respeto y consideración. Sin embargo, ¿esto que sabemos es algo que está profundo en nuestro corazón? ¿Es algo que mostramos con nuestros hechos? 

Meditemos en este pasaje: Proverbios 9:10 “El temor de Jehová es el principio de la sabiduría..” 

El temor de Jehová. ¿Qué es el temor de Jehová?, ¿Qué significa temer a Dios? 

La palabra temor, se traduce como miedo. Se que muchas veces intentamos hacer más atractivo el mensaje de las escrituras o incluso suavizar lo que estas dicen para que las personas que no conocen a Dios no duden en acercarse, pero si realmente tomamos el sentido de la palabra desde el punto de vista original y pensando en los judíos que eran los principales receptores de este mensaje, nos daremos cuenta de que la reverencia al Señor, proviene de una visión muy particular de Dios. El respeto a Dios proviene de un sentimiento de incapacidad frente al poder abrumador de Dios.  

Si valoramos a Dios en nuestras vidas, vamos a estar pendientes de él y de lo que nos pide hacer como cristianos. Vamos a estar atentos a escucharlo y obedecerlo. Vamos a estar pendientes de la vida que quiere que llevemos, de las relaciones que quiere que construyamos, de los límites que debemos poner en nuestras vidas para no deshonrarlo. Si tememos a Dios vamos a dejar de ser tantas veces como Marta y mucho más como María. (Lucas 10:38-42) 

La escritura nos dice que Marta estaba muy preocupada por su servicio a Jesús, pero María estaba atenta a escuchar al Señor.  

No está mal servir a los demás, pero no debemos poner la excusa del servicio a cambio de nuestro tiempo con Dios. 

Debemos respetar a Dios y darle el lugar que le corresponde.  

Santiago 4:8 nos dice “Acérquense a Dios, y él se acercará a ustedes.” podemos acercarnos a Dios y tener una relación correcta y profunda con Él, pero al hacerlo debemos también considerar el contraste que existe entre Él y nosotros. Santiago continúa diciendo en el mismo versículo “¡Pecadores, límpiense las manos! ¡Ustedes los inconstantes, purifiquen su corazón!”. Al acercarnos verdaderamente a Dios, vamos a experimentar el ambiente que se genera al estar con el Señor. Vamos a darnos cuenta de nuestra inferioridad, nuestra pecaminosidad estará clara ante nuestros ojos. 

Cuando Pedro se dio cuenta de que estaba frente al Señor le dijo: “¡Apártate de mí, Señor; soy un pecador!” Lucas 5:8 

Cuando Moisés se encontró con Dios en la zarza ardiente “Yo soy el Dios de tu padre. Soy el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob. Al oír esto, Moisés se cubrió el rostro, pues tuvo miedo de mirar a Dios.” (Éxodo 3:6, NVI) 

Isaías al encontrarse frente a Dios exclamo: “Entonces grité: «¡Ay de mí, que estoy perdido! Soy un hombre de labios impuros y vivo en medio de un pueblo de labios blasfemos, ¡y no obstante mis ojos han visto al Rey, al Señor Todopoderoso!»” (Isaías 6:5, NVI) 

Necesitamos tener una visión más elevada de Dios. Necesitamos empezar a tener encuentros con Dios que sean transformadores para nuestras vidas. Pero encuentros en los que nos ubiquemos delante de Dios y le mostremos reverencia. Nunca debemos confundirnos, Dios es el Creado y Señor de todo lo que existe y nosotros somos su creación, su pueblo. Dependemos de Dios para vivir, no al contrario. 

Así que como cristianos que somos debemos tener una visión elevada de nuestro Dios. 

Cristian y su esposa Patricia han servido en el ministerio a tiempo completo por varios años. Son padres de dos maravillosos hijos y viven actualmente en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra en Bolivia. Aman el ministerio y a la iglesia y sirven con el corazón dispuesto a escuchar la voz de Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.