Devocional

La iglesia continuará contigo y/o sin ti

Paz en medio de la tormenta – Ministerio Cristo Como Pastor

Estaba leyendo un artículo acerca de la iglesia y de la preocupación que muchos de nosotros tenemos sobre ella.
Personalmente una de las cosas que más me afectan en cuanto a la iglesia tiene que ver con los miembros que por una u otra razón la abandonan. Es muy difícil y doloroso enfrentar la salida de uno de los miembros de la familia. Recuerdo que cuando mi esposa y yo empezamos a pastorear nuestra primera iglesia, ambos éramos inexpertos, especialmente yo. Tenía muy poco tiempo de convertido y nunca había tenido la responsabilidad de cuidar el alma de las personas. Con mucha suerte había podido cuidar de mi mismo estando sin Dios en mi vida. Pero Dios creía que yo podría hacer el trabajo, así que me dejé usar. Fue realmente emocionante ver las primeras conversiones y luchar la batalla espiritual por esas almas, pero al mismo tiempo fue muy frustrante y desanimarte ver como varios de los miembros de nuestra pequeña iglesia se iban y terminaban abandonando la familia. En un momento había un grupo de mas de treinta personas y al siguiente menos de diez. No puedo negar que en esos momentos sentí el deseo profundo de abandonar y regresar a mi cuidad donde estaba nuestra familia y los amigos que tanto extrañábamos. Incluso el temor de pensar que la iglesia debería cerrarse por la falta de asistencia a ella. Sin embargo, toda esta preocupación se minimiza cuando comprendemos que la iglesia no puede cerrar sus puertas por ningún motivo, puede que los edificios se cierren, que las reuniones normales se suspendan, pero la iglesia no puede cerrar, ni se puede terminar a pesar de la falta de miembros. La iglesia no está y nuca estará en peligro.

Mateo 16:18 nos dice lo siguiente: «y las puertas del reino de la muerte no prevalecerán contra ella.». No hay nada, ni nadie que puede hacer temblar a la iglesia del Señor. Él la estableció firme y la llevará con él cuando regrese. Ya sea contigo o sin ti.

Bendiciones!

Cristian y su esposa Patricia han servido en el ministerio a tiempo completo por varios años. Son padres de dos maravillosos hijos y viven actualmente en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra en Bolivia. Aman el ministerio y a la iglesia y sirven con el corazón dispuesto a escuchar la voz de Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.