Devocional

¿Qué carácter proyectaba Jesús en su adolescencia?

La verdad es que no tenemos casi nada de información acerca de la vida de Jesús en su juventud. Lo que sabemos de él, es que a los 12 años se apartó de sus padres y de su familia para quedarse con los maestros en Jerusalén.

Al cabo de tres días lo encontraron en el templo, sentado entre los maestros, escuchándolos y haciéndoles preguntas. 47 Todos los que le oían se asombraban de su inteligencia y de sus respuestas. 48 Cuando lo vieron sus padres, se quedaron admirados. —Hijo, ¿por qué te has portado así con nosotros? —le dijo su madre—. ¡Mira que tu padre y yo te hemos estado buscando angustiados! 49 —¿Por qué me buscaban? ¿No sabían que tengo que estar en la casa de mi Padre?

Lucas 12:46-49

Mark E. Moore nos dice que describir a un héroe en la niñez era algo común en la literatura biográfica griega. Sin embargo, los escritores no decían todo acerca de la persona, sino que se enfocaban en algún elemento significativo de esta. Especialmente en los eventos de transición, y Jesús se encontraba en una edad de transición. Los doce años. Así que los griegos se preguntarían por el carácter que este muchacho tendría. Ellos querrían saber si en el niño se prefiguraba el hombre en que habría de convertirse. Con esto en mente, la pregunta resulta mucho más interesante. ¿Luce Jesús el carácter de Dios a su edad?

Moore 2001, 15-16

La respuesta es más que clara. Obviamente que si. Versículo 47 nos dice: «Todos los que le oían se asombraban de su inteligencia y de sus respuestas.» ¡Asombro!, es lo que nos causa actualmente escuchar el mensaje de Jesús. Esto mismo es lo que ocurría en su tiempo. Dios nunca pasa desapercibido. Ni siquiera a los 12 años de Jesús. Podemos decir, que Jesús mostraba el carácter de su padre.

Por otro lado, Alfred Tuggy traduce esta palabra desde el griego como «estar asombrado o sorprendido, estar fuera de sí» (2). Maravillarse entonces, no solo era mirar con admiración a Jesús y sorprenderse de lo que sabía. Ellos estaban realmente asombrados de que un muchacho de la edad de Jesús pudiera expresarse de esta forma. Obviamente ellos no conocían al verdadero Padre del Señor.

Creo que nosotros deberíamos preguntarnos si al leer las escrituras estamos tan maravillados con lo que nos dice Jesús. O, si alguna vez nos hemos maravillado con lo que leemos en la Biblia.

Si nosotros, que somos cristianos, no llegamos a maravillarnos del mensaje de Jesús, entonces deberíamos preguntarnos si realmente estamos escuchando a Jesús hablar a nuestro corazón. O si por lo menos, estamos prestando atención a lo que nos dice.

No prestar atención a su palabra es tremendamente perjudicial para nuestra fe (Hebreos 2:1). Recordemos que nuestra fe nace del oír el mensaje de Cristo (Romanos 10:17). Pero si estamos ignorando este mensaje, ¿Cómo podemos decir que tenemos fe?. Y si no tenemos fe, ¿Cómo podemos llamar a otros a que tengan fe?. Me parece que sería contradictorio. Al mismo tiempo que una gran muestra de hipocresía religiosa.

Por otra parte, uno podría pensar que Jesús a los doce años era como cualquier niño normal. Sin embargo, Lucas nos dice algo interesante sobre el Señor. «Así que Jesús bajó con sus padres a Nazaret y vivió sujeto a ellos. Pero su madre conservaba todas estas cosas en el corazón. 52 Jesús siguió creciendo en sabiduría y estatura, y cada vez más gozaba del favor de Dios y de toda la gente.» (Lucas 2:51-52).
Primero, Lucas enfoca el comportamiento humilde y temeroso de Jesús «vivió sujeto a ellos«. A pesar de que ya conocía su destino. A pesar de que ya se había dado a conocer. Jesús no pasó por encima de sus padres en la tierra. Al contrario, vivió en sometimiento a sus padres. Esto no es algo sencillo. Personalmente creo que mientras Jesús vivió esta etapa de la pubertad, debió enfrentar varias tentaciones a su carácter. Recordemos que el Señor se volvió como nosotros en todo, para vivir lo que nosotros vivimos (Filipenses 2:5-8). Y al mismo tiempo fue tentado en todo lo que nosotros somos tentados, para poder compartir lo que sufrimos (Hebreos 4:15). Esto es lo que hace cada vez más cercano a Jesús. Porque Él puede entender lo que vivimos en cada etapa de nuestra vida. Así que un joven puede acercarse a Jesús y conocerle. Puede aprender de Jesús como vivir la vida en cualquier etapa de ella. Y contar con la ayuda y el apoyo del Señor en los momentos de mayor necesidad. (Hebreos 4:16). «Esto es algo que mientras escribo me asombra profundamente«.

Algunas cosas más antes de terminar.
Jesús estaba enfocado en las cosas del Padre. «¿Por qué me buscaban? ¿No sabían que tengo que estar en la casa de mi Padre?«
¿Cómo andamos nosotros en esta tarea?, ¿Cuánto tiempo estamos dedicando en atender las cosas del Padre?. Jesús tenía sus prioridades completamente claras. ¡Dios primero!
Jesús a los doce años estaba en pleno enfoque. ¡No hay porque posponer nuestra tarea!

Adelante… Con Dios siempre se puede.
Necesitamos reflejar el carácter de nuestro Padre

  1. No dejemos de admirarnos del mensaje
  2. Vivamos en sometimiento al Padre
  3. Regresemos al primer enfoque

(1) Moore, E. Mark. 2001. Encuentros con Cristo. Un llamado al compromiso. Joplin, MO.: LATM.
(2) Tuggy, A. E. 2003. Léxico griego-español del Nuevo Testamento (p. 332). El Paso, TX: Editorial Mundo Hispano.

Cristian y su esposa Patricia han servido en el ministerio a tiempo completo por varios años. Son padres de dos maravillosos hijos y viven actualmente en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra en Bolivia. Aman el ministerio y a la iglesia y sirven con el corazón dispuesto a escuchar la voz de Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.