Devocional

Rechazo

Aprende a ser rechazado/a - Paula López Baldomir | Psicólogos Coruña

Una de las cosas que nos ha dejado el Covid, es el rechazo. Es prácticamente una sentencia de soledad eterna el estar resfriado, toser, o tener alergia.
Anoche. mientras participaba de una reunión con amigos sentí el rechazo. Y no es que me moleste ser rechazado, la verdad es que el rechazo para mi ha sido una realidad desde mucho tiempo. Antes de estar en Cristo fui rechazado por ser pobre, por ser delgado, por ser feo, por no tener ropa bonita, y podría enumerar un sinnúmero de rechazos a lo que me enfrenté. Obviamente, no se siente bien, pero uno se acostumbra, sin embargo, experimentarlo dentro de la iglesia es algo más doloroso aún. Porque se siente el distanciamiento, el temor a ser algo negativo para otros.

Esta experiencia me hace pensar en lo que Jesús debió enfrentar por parte de sus discípulos. La escritura dice que muchos de los que le seguían lo dejaron debido a su enseñanza (Juan 6:66), pero además de esto sus propios discípulos le abandonaron por temor a ser encarcelados. (Mateo 26:56). El rechazo en la iglesia, no debería ser una novedad, sin embargo, este tipo de rechazo duele mucho más que el que se experimenta fuera de ella.

¿Si Jesús estuviera físicamente entre nosotros, nos rechazaría por estar enfermos?, ¡claro que no!, al contrario, él se acercaría y nos sanaría.
¿Qué deberíamos hacer nosotros los cristianos ante una persona enferma?, no mostrar rechazo, obviamente ser cuidadosos y proteger nuestra salud. Pero mostrar ternura y compasión. Buscar ayudar y acoger. Esta es una lección que quiero experimentar en mi propia vida.

No rechacemos a la gente, acojamos, cuidemos, amemos. Teniendo cuidado, pero no siendo intolerantes.

Bendiciones!

Cristian y su esposa Patricia han servido en el ministerio a tiempo completo por varios años. Son padres de dos maravillosos hijos y viven actualmente en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra en Bolivia. Aman el ministerio y a la iglesia y sirven con el corazón dispuesto a escuchar la voz de Dios.

2 Comments

  • Nohora gomez

    Buenas noches 😪 vaya q ser rechazado es difícil,ser aceptado nos da seguridad,pero pensaba ,quien me define a mi,y gracias a Dios e aprendido q lo q buscaba antes en el mundo para sentirme segura o especial,ya no lo es.Entender el amor d Dios q me ama y acepta como soy y por lo mismo q me ama,me lleva a ser mejor persona y a aceptar a los demás q,de pronto están sintiendo rechazo por algún motivo.Gracias

    • admin

      Claro que si, es difícil ser rechazado. Probablemente es una de esas cosas que no nos gusta enfrentar. Al mismo tiempo, desde una perspectiva espiritual, el rechazo nos ayuda en nuestra propia transformación personal. Ser como Cristo es la meta en nuestra formación del carácter y el rechazo definitivamente forma carácter en nosotros. Personalmente, aunque es desagradable, expone muchas debilidades en mi confianza personal en Cristo y en áreas de mi carácter.
      Es cierto, que al experimentarlo podemos ser empáticos con lo que sufren esto y entender lo que sienten. Creo que todo está ligado para ser desarrollados en nuestro ser a su imagen de perfección.
      Abrazos!!!
      Gracias por su comentario, muy bueno…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.