Estudio Bíblico,  Líderes

Notas acerca del trabajo de los maestros

Todas las escrituras han sido tomadas de la versión Reina Valera de 1960.

Una de las escrituras que personalmente considero base para definir el trabajo o el rol de un maestro se encuentra en Efesios 4:11-16.

Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, 12a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, 13hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; 14para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, 15sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, 16de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor. [1]

En este pasaje, Pablo nos habla acerca de la responsabilidad o el alcance que tiene el trabajo del maestro.

Versículo 11 define los roles de liderazgo que Dios ha establecido. Algunos de ellos comprendemos que tuvieron un tiempo de funcionamiento y que ahora ya no existen, al menos como lo hacían antes debido a que cumplieron con su tarea. Estos son los dones o roles de Apóstol y Profeta. Ambos son roles que tuvieron su vigencia y cumplieron con su tarea. Aparte de esto, los roles de evangelista, anciano y maestro, siguen en vigor y son muy necesarios en nuestros días. “edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo” (Efesios 2:20, RV60) EL fundamento es para el principio. Los cimientos de la iglesia ocurre una vez y lo demás descansa sobre ellos. (Efesios 3:5, ministerio único para los apóstoles y profetas. No hay revelación nueva en la actualidad), 2 Corintios eran certificados de recibir revelación de Dios. “Pablo, apóstol de Cristo”.

  • Su enseñanza era de parte de Dios.
  • Revelación divina.
  • Autoridad del mensaje venía de Dios.
  • Apóstoles y maestros funcionaron hasta la mitad del N.T. después no se mencionan.
  • La Biblia es la revelación, ya no hay más revelación.

Continuando con el rol de maestro.

En este pasaje aparece asociado al de pastor o anciano. La escritura reconoce al pastor y maestro. Algunos han intentado separar ambos roles, pero a mi parecer es claro que para esta fecha de la iglesia, el rol se había fusionado. El anciano había crecido en la predicación y en la enseñanza y tenemos un rol de cuidado y guía espiritual para la congregación que es prácticamente la función del anciano o pastor y la enseñanza integra de la escritura que era tan necesaria y la es para la iglesia. Esto nos es raro, porque habían ancianos que se dedicaban a dirigir a la congregación y también a predicar y enseñar. (1 Timoteo 5:17, RV60). “Los ancianos que gobiernan bien, sean tenidos por dignos de doble honor, mayormente los que trabajan en predicar y enseñar

Ahora, dejando un poco esta conversación de la fusión de roles enfoquémonos en la clave o la base del ministerio de la enseñanza del maestro.

Si Efesios 4:11 menciona los roles de liderazgo en la iglesia, Efesios 12 nos dice para que existen estos roles y a que se dedican.

“a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo” (RV60)

  1. A FIN DE PERFECCIONAR A LOS SANTOS
    1. A fin de: (Conjunción). Una conjunción tiene el propósito de unir algunas cláusulas que determinan algo negativo o positivo o que continua en el tiempo, o que corrige lo anterior o lo que viene a continuación. (Pero, al contrario, antes bien, mas, sino[2]). Esto es importante, porque a partir de este punto,  Pablo va a exponer cual es el propósito de este ministerio de los maestros o pastores-maestros. Junto con el de los otros roles.
      1. Al mismo tiempo, Pablo continúa la relación de ideas definiendo que este o estos no son un roles inventados por la iglesia, sino que fueron establecido por Dios, por medio de Jesús:
        1. v 11 nos dice: Y el mismo constituyo, refiriendose a los dones de servicio de liderazgo en la iglesia,
        1. y versículo 8 termina diciendo, y dio dones a los hombres…

Conclusión “a fin de”.  A modo de primera conclusión, debido a esta conjunción podemos mirar como Pablo está empezando a definir algo importante referente a estos roles.

  • Perfeccionar a los santos: Esta es la clave del rol que se nos expone. Tanto para Apóstoles y profetas en una parte de la historia de la iglesia, evangelistas y pastores-maestros tenemos el fin de perfeccionar a los santos.
    • Aquí nuevamente nos encontramos con ideas muy importantes.
      • Primero, ¿Quiénes son los santos?
        • Los miembrosde la iglesia de Cristo en toda su diversidad.
      • Segundo: ¿a qué se refiere la tarea de perfeccionarlos?
        • Fíjese que la palabra perfeccionar en este pasaje nos llama a una madurez completa
        • Efesios 4:12, usa la palabra katartismos que se traduce como Perfeccionamiento, equipamiento, capacitación[3]. Ya Pablo no solamente se refiere a un crecimiento en términos de madures del carácter, sino que en términos de crecimiento espiritual, del entrenamiento del corazón. De alcanzar la imagen de Cristo. La adultez cristiana. Más adelante podemos ver como el continúa desarrollando esta idea. En Versos 13 al 16. Aquí nos habla de alcanzar la estatura espiritual de Cristo.
          • Cuando Pablo habla de estos roles, nos está queriendo decir que existen para completar en los cristianos lo que nos falta para llegar a ser como el Señor.
          • Y esto se logra por medio de la capacitación de los santos, el perfeccionamiento de los santos e incluso, el entrenamiento de los santos en la obra del servicio.

William Barclay agrega sobre el significado de esta palabra diciendo: “La idea básica de la palabra es la de poner algo en las condiciones debidas. Es la función de los responsables de la Iglesia el asegurarse de que los miembros sean instruidos, guiados, cuidados, buscados cuando se desvían, para que lleguen a ser como Dios quiere.[4]

¿EN QUE NECESITAMOS CAPACITAR A LOS SANTOS DE NUESTRAS CONGREGACIONES?

  • EN LA OBRA DEL MINISTERIO

La obra del ministerio, es la obra práctica de los cristianos. A esto se refiere Pablo con la perfección de los santos. Es la práctica del ministerio lo que perfecciona al cristiano.

¿Que implica esto para nosotros?

  • Que como maestros, estamos llamados a enseñar y capacitar a los miembros de nuestras congregaciones en cómo deben vivir la vida cristiana.
  • Como deben poner en práctica las enseñanzas de Cristo.
  • Como deben aplicar a sus vidas la Biblia en general. Como deben interpretar las escrituras en su diario vivir.
  • No se trata solo de enseñar una lección, sino que se trata además de esto, mostrar cómo se vive esa lección.

Barclay comenta lo siguiente:

Su cometido es que el servicio siga adelante. La palabra que se usa aquí para servicio es diakonía; y la idea principal que subyace en esta palabra es la del servicio práctico. El responsable no tiene que ser uno que habla simplemente de cuestiones de teología y de cosas de la Iglesia; está a cargo de comprobar que el servicio práctico a favor de los pobres y de los desvalidos de Dios se lleva a cabo. Su finalidad es comprobar que el Cuerpo de Cristo es edificado. La obra del responsable es siempre la construcción, y no la destrucción. Su objetivo no es causar problemas, sino resolverlos; fortalecer siempre, y nunca debilitar la fábrica de la iglesia. El responsable tiene todavía una misión más alta que estas, que puede decirse que son sus funciones inmediatas; pero por encima de -ellas tiene otras más importantes. Su objetivo es que los miembros de la iglesia lleguen a la unidad perfecta. No debe permitir nunca que se formen partidos en la iglesia, ni que se haga nada que produzca diferencias en ella. Mediante la enseñanza y el ejemplo debe tratar de hacer que los miembros de la iglesia mantengan una unidad cada vez más íntima. Su objetivo es que los miembros de la iglesia lleguen a un pleno desarrollo. La iglesia no se puede contentar nunca con que sus miembros vivan vidas respetables. Su finalidad debe ser que sean ejemplos de la perfecta hombría y feminidad cristianas. (Ibíd., p. 718)

Sobre esto, Pablo le dice a los ancianos de Éfeso “tengan cuidado de ustedes mismos y de todo el rebaño de Dios” (Hechos 20:28), y lo confirma a Timoteo diciéndole: Ten cuidado de ti mismo y de tu doctrina o de tu enseñanza, porque así te salvaras a ti y a los que te escuchen” (1 Timoteo 4:16).

  • El rol de maestro, no es solo enseñar teología o doctrina. El rol del maestro cristiano, es el de enseñar a los santos como se vive la teología y la doctrina cristiana. Es una enseñanza teológica y práctica.
  • Entonces trae asociada el ejemplo personal. Un maestro cristiano debe cuidar su vida en primer lugar, para cuidar la de los demás. Debe llamar al ejemplo desde su ejemplo. Esto es claro en el N.T. Jesús les dijo a los discípulos que hicieran lo que les decían los fariseos, pero que no los imitaran. (Mateo 23:3)
  • El propósito del ministerio de un maestro, es llevar a los cristianos a la madures. Pablo lo dice de esta manera en Colosenses 1:28: “a quien anunciamos, amonestando a todo hombre, y enseñando a todo hombre en toda sabiduría, a fin de presentar perfecto en Cristo Jesús a todo hombre;” (RV60)

Entonces el propósito de un maestro no es el de enfocarse en el número de personas que le escuchar, sino que en madurar a los cristianos que le escuchan.

¿CÓMO LO HACEMOS?

En realidad no es tan difícil. Se requiere dedicación, como lo mencionaba Esteban en la clase pasada. (Esdras 7:10)

Se requiere estudio de la palabra. No unos minutos al día, sino que mucho tiempo en la Palabra y se requiere práctica de las escrituras. Si mi estudio bíblico no produce un cambio en mí, entonces no estoy estudiando bien las escrituras. Debo estudiar para cambiar y desde mis cambios hablar a la iglesia. No es tarea fácil, pero es seria y muy importante para el pueblo de Dios.

Pablo le dice a Timoteo como ayudar a los creyentes a madurar

2 Timoteo 4:1-2 Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino, que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina.

Debemos predicar la Palabra de Dios, no nuestras opiniones o ideas personales. No solamente buscar puntos que parecen adecuados y convincentes en uno o dos pasajes selectos. Al contrario, debemos sumergirnos en las escrituras y predicar la Biblia a los santos. Los santos crecen cuando reciben la leche y la carne que es la Palabra.

1 Timoteo 4:6 Si esto enseñas a los hermanos, serás buen ministro de Jesucristo, nutrido con las palabras de la fe y de la buena doctrina que has seguido.

Pablo le da a entender a Timoteo, que los santos necesitan escuchar la Palabra y la enseñanza de Cristo. Esto es lo que produce el crecimiento en los cristianos. Recuerde lo que nos dice Hebreos 12:2. “Jesús es el iniciador y perfeccionador de nuestra fe”, y Romanos 10:17, “Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.”

No es nuestra palabra, no son nuestras ideas, es la Biblia y la Biblia aplicada a nuestras vidas. John MacArthur comenta acerca de este pasaje diciendo que debemos darles doctrina, debemos darles de comer lo que les hará crecer.

2 Timoteo 2:2  Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros. Como maestros, debemos estudiar profundamente las escrituras y compartirlas con otros hermanos fieles o dignos de confianza para que las enseñen a otros. El ministerio de enseñanza se aplica en la vida de otros cristianos para llevarlos a crecer. Tenemos que asumir el compromiso de enseñar seriamente la Palabra. Es un mandato de Dios para todos nosotros.

Nuestra tarea como evangelistas o pastores maestros, es la de enseñar a tiempo y a destiempo, la doctrina de Dios a los santos para que maduren y sean como Cristo. Esto es lo que lleva a la iglesia a crecer en todo como aquel que es la cabeza es decir Cristo.


[1] Reina Valera Revisada (1960). (1998). (Ef 4:11–16). Miami: Sociedades Bíblicas Unidas.

[2] Tuggy, A. E. (2003). Lexico griego-español del Nuevo Testamento (p. 204). El Paso, TX: Editorial Mundo Hispano.

[3] Tuggy, A. E. (2003). Lexico griego-español del Nuevo Testamento (p. 513). El Paso, TX: Editorial Mundo Hispano.

[4] Barclay, W. (1970). Comentario al Nuevo Testamento. Obra completa. (p. 718). Escocia: Clie.

Cristian y su esposa Patricia han servido en el ministerio a tiempo completo por varios años. Son padres de dos maravillosos hijos y viven actualmente en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra en Bolivia. Aman el ministerio y a la iglesia y sirven con el corazón dispuesto a escuchar la voz de Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.