Matrimonios

Si maltratas a tu mujer, te maltratas a ti mismo

Terapia de Pareja (Esposos, Union libre, Novios) - Terapia Breve e Hipnosis  en Monterrey

Hace un tiempo mientras leía por no se que vez este pasaje de Efesios 5:28-29, me encontré con una reflexión que me hizo enamorarme mucho más de Dios. Al mismo tiempo, me ayudó a continuar cambiando mi perspectiva acerca de la gran responsabilidad que tengo como esposo de mi mujer y padre de mi hija. (Espero que te ocurra lo mismo).

La escritura nos dice: «Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama. 29 Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia…»

Un punto muy simple de este pasaje, nos dice que los maridos debemos amar a nuestras mujeres o esposas como a nuestros propios cuerpos. Y luego dice: «el que ama a su mujer, así mismo se ama…» Pero no continúa aquí, sino que el apóstol Pablo inspirado por el Espíritu Santo y reflexionando sin lugar a dudas en la creación del hombre y la mujer nos dice que «nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida como también Cristo a al iglesia.»

Déjame parar aquí para que podamos reflexionar en lo que nos dice la escritura, y si puedes hacerlo, ora para que Dios te revele su misterio y luego te ayude a sostenerte en tu asiento.

No hay nadie tan «estúpido» como para aborrecer su propia carne. Esto es una realidad, a menos que te encuentres pasando por una enfermedad mental, no querrías aborrecer tu propia carne. La mayoría de los seres humanos en este mundo, aman su cuerpo. Cuidan de su cuerpo, lo alimentan de la mejor manera, lo llevan al médico, le ponen perfume, lo visten de diferentes colores y telas. Incluso muchos hombres hacen lo imposible por cuidar de tal manera sus cuerpos que invierten mucho dinero en que esté saludable. Así que a menos que estés pasando por alguna enfermedad mental, amarás y tratarás bien a tu cuerpo.

Déjame que traiga la escritura de Génesis 2:24 «Por tanto el hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.» (LBLA)
¿Puedes ver lo que significa esta unión conyugal?, una sola carne, un solo cuerpo, una sola persona. Cuando nos casamos, dejamos de ser personas separadas una de la otra. En el matrimonio nos unimos de tal manera que empezamos a ser uno. Entonces, desde este punto de vista, al descuidar a nuestra esposa, nos descuidamos nosotros mismos. Si no prestamos atención a nuestra esposa, una parte de nosotros está siendo desatendida, y créeme, no pasará desapercibido. La falta de atención a tu cónyuge, te traerá complicaciones. El ambiente familiar no será el mismo, la armonía familiar estará afectada.
Por otra parte, si no suples las necesidades de tu esposa, algo en el cuerpo estará insatisfecho y esto también te afectará mucho. Piensa nada más cuando una de tus necesidades no está cubierta. ¿Qué tal el hambre?, si comes, pero no es suficiente, ¿estás tranquilo el resto del día o notas lo que te falta?. A mi personalmente me duele la cabeza si no como lo suficiente. Y a nadie le gusta tener dolor de cabeza.
Pero no solo esto, si a tu esposa le hace falta amor, atención, distracción, cuidado, respeto, a ti también te hará falta esto, y sentirás que algo no anda bien.

Pablo es muy sabio al comentar esto en Efesios. El matrimonio debe ser un lugar en que el esposo como cabeza de su esposa y no como tirano de su esposa, la ama y la cuida de la manera en que cuida de si mismo. Y recuerda que muchos hombres se cuidan mucho realmente.
La pregunta es esta, ¿cuidas de tu esposa como cuidas de ti mismo? o ¿eres tan inconsciente como para maltratar una parte importante de ti mismo?

Bendiciones!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *