Sermones

Cuida tu familia porque Satanás la quiere derribar

Juan 10:10
12 de septiembre 2021
#642

Una de las empresas más grandes que probablemente tiene satanás en mente, es la familia. Yo creo que aparte de Dios, no hay nadie más interesado que él en la familia.

Solo que a diferencia de Dios, satanás no quiere que la familia se desarrolle como nos enseñan las escrituras, al contrario, él está luchando constantemente para derribarla.

La escritura en Juan 10:10 nos dice: El ladrón no viene más que a robar, matar y destruir; y en Juan 8:44 se nos dice: Desde el principio este ha sido un asesino, y no se mantiene en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando miente, expresa su propia naturaleza, porque es un mentiroso. ¡Es el padre de la mentira!

Al mismo tiempo el apóstol Pablo nos señala en Efesios capítulo 6:10-12 “Por último, fortalézcanse con el gran poder del Señor. 11 Pónganse toda la armadura de Dios para que puedan hacer frente a las artimañas del diablo. 12 Porque nuestra lucha no es contra seres humanos, sino contra poderes, contra autoridades, contra potestades que dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales.”

Nuestra lucha queridos hermanos, no es contra enemigos visibles, sino contra enemigos invisibles que tienen poder, autoridad y dominio del mundo. Hemos de recordar, que por muy cristianos y salvos que seamos, aún estamos en medio de este mundo de tinieblas. Aun vivimos bajo la influencia y el ataque constante de enemigos invisibles que luchan contra nuestras convicciones, nuestras decisiones y nuestro estilo de vida.

Cada mañana al despertar, estos enemigos están atentos a luchar contra usted. Le ataca por medio del engaño, la mentira, para quitarle lo que ha construido en su familia, con su esposa, con su esposo, con sus hijos. ÉL no viene a luchar por su paz familia, al contrario, él viene a derribar su familia, viene a destruir su casa y si no le ponemos atajo, lo va a lograr.

¿QUÉ ES LO QUE ATACA SATANÁS?

EL CIMIENTO

Salmos 127:1

Si el Señor no edifica la casa, en vano se esfuerzan los albañiles. Si el Señor no cuida la ciudad, en vano hacen guardia los vigilantes.

SATANÁS ESTÁ ENFOCADO EN HACERLE CAMBIAR DE CONSTRUCTOR. Él no quiere que Dios sea el constructor, al contrario, satanás está determinado a que usted dude del poder de Dios. A que usted dude del amor de Dios. A que usted dude de la provisión de Dios. Y esto es algo que vemos a lo largo de las escrituras. En mateo 4 nos muestra como Jesús está en el desierto, Satanás está enfocado en hacerle dudar, en llevarle a ir en contra de la voluntad de Dios. Y más antes, en el principio de todo, satanás logro engañar con sus artimañas a la mujer para que esta no pudiera disfrutar del regalo de Dios.

En génesis 3:1-7, podemos ver la estrategia de engaño que usa Satanás con Eva y que se repite en cada generación.

La serpiente era más astuta que todos los animales del campo que Dios el Señor había hecho, así que le preguntó a la mujer: —¿Es verdad que Dios les dijo que no comieran de ningún árbol del jardín? —Podemos comer del fruto de todos los árboles —respondió la mujer—. Pero, en cuanto al fruto del árbol que está en medio del jardín, Dios nos ha dicho: “No coman de ese árbol, ni lo toquen; de lo contrario, morirán”. Pero la serpiente le dijo a la mujer: —¡No es cierto, no van a morir! Dios sabe muy bien que, cuando coman de ese árbol, se les abrirán los ojos y llegarán a ser como Dios, conocedores del bien y del mal. La mujer vio que el fruto del árbol era bueno para comer, y que tenía buen aspecto y era deseable para adquirir sabiduría, así que tomó de su fruto y comió. Luego le dio a su esposo, y también él comió. En ese momento se les abrieron los ojos, y tomaron conciencia de su desnudez. Por eso, para cubrirse entretejieron hojas de higuera.

Si nos damos cuenta, el diablo se manifiesta en forma de serpiente para engañar a Eva. ¿Pero cómo lo hace? Llevándole a dudar de Dios.

El apóstol Juan nos dicho que satanás es mentiroso, engañoso, asesino, ladrón, destructor y Pablo nos dice que hay muchas fuerzas en contra de nosotros. Mateo nos muestra a un Santanas que busca que Jesús dude y traicione a Dios.

Esto es lo que quiere hacer con nosotros. Él quiere llevarnos a romper nuestro compromiso con Dios. Quiere que cambiemos al constructor. Porque sabe que si lo cambiamos, entonces toda la casa se afecta. ¿Por qué?, Porque afecta las bases.

Nuestra base debe ser una relación con Dios. De Él proviene todo lo bueno, todo lo santo, todo lo perfecto. Y esto es la creación de Dios. Cuando el termino de crear todas las cosas, entre ellas las relaciones entre hombre y mujer, la escritura nos dice que todo está muy bien

Génesis 1:31 “Dios miró todo lo que había hecho, y consideró que era muy bueno.  No solo era bueno, sino que era muy bueno. La versión Reina Valera nos dice que: “he aquí que era bueno en gran manera.”

La creación de Dios estaba terminada y era buena en gran manera.

Esto es lo que no agrado a Satanás. Cuando Dios terminó, el diablo ya estaba planeando como destruir su obra. Y lo hizo engañando a Eva. Producto de esto, no solo satanás recibió un castigo, sino que la relación que el hombre y la mujer tenían con Dios se rompió. Satanás se encargó de destruir esta relación. Obviamente sabemos que por medio de Cristo, esta relación nuevamente se ha restaurado, pero no piense que satanás está en paz, al contrario, él está en guerra. Porque sabe perfectamente que si el ser humano, vuelve a poner su mirada por completo en Dios y en hacer su voluntad. ÉL será  avergonzado.

Entonces, lo primero que quiere derribar nuestro enemigo el diablo, es nuestra relación con Dios.

EN SEGUNDO LUGAR, ÉL QUIERE DERRIBAR NUESTRO MATRIMONIO.

La relación más importante en nuestros hogares, es la relación de esposo y esposa. Algunos hombres pasan por alto este orden, y dan prioridad a su trabajo a sus amigos, a sus carreras, a ganar dinero, a mirar el deporte. Otros ponen a sus hijos en primer lugar, y aunque esto parece aceptado en muchos círculos sociales, es un error. Los padres no nos casamos con nuestros hijos, sino que con nuestros cónyuges. Nuestra responsabilidad paternal es de entrenar a nuestros hijos para la vida. Y este entrenamiento se da en el hogar y en cualquier lugar donde estemos.

Deuteronomio 6:5-9  Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas. Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas.

Fíjese que he tomado este pasaje desde el versículo 5, y lo he hecho de esta manera, porque todo padre requiere en primer lugar estar bien relacionado con Dios antes de empezar a entrenar a su hijo.

Si Dios no es el centro del corazón de un padre, entonces la enseñanza que le dé no viene de Dios, sino que de sus propias opiniones. O del mundo. Si un padre cristiano, no tiene en primer lugar una relación profunda con Dios, en que recibe de parte de él lo que necesita para formarse en la vida, entonces nunca va a poder ayudar a sus hijos de la manera correcta. Dichos esto, el entrenamiento parte por casa, somos los padres los encargados de entrenar a nuestros hijos para la vida. Tenemos que enseñarles en primer lugar a amar a Dios, en segundo lugar a honrar a sus padres, en tercer lugar a tener la visión correcta del matrimonio. Y todo esto debemos formarlo en casa. Y fuera de ella también, cuando vamos al colegio con ellos, cuando vamos de compras, cuando vemos un película, en la piscina, en cualquier lugar. Nuestra tarea de padres no empieza cuando llegamos del trabajo, o una hora al día, es una tarea de tiempo completo. Por eso que ser padre no es tarea para cualquiera. Traer hijos al mundo es sencillo, cualquiera lo puede hacer, pero ser padre, demanda una gran responsabilidad y es una tarea ardua. Requiere amor, paciencia, tolerancia, firmeza, carácter, pero sobre todo, requiere a Dios en nuestras vidas. Satanás busca todo lo contrario. Él quiere distraernos y hacernos creer que otros pueden criar a nuestros hijos. Una niñera, una colegio, una jardín infantil. La iglesia. El pastor, el líder de jóvenes. Todo esto es un apoyo, pero los encargados de entrenar y formar a los hijos somos los padres. Así que no pierdas de vista tu responsabilidad. Satanás está en contra de tu familia. Quiere derribarla.

Entonces concluimos con estos puntos aquí

  1. Satanás es tu enemigo y quiere derribar tu familia.
    1. Empieza queriendo derribar las bases
    1. Así que ataca tu relación con Dios
    1. Por medio del engaño, la mentira, hasta que asesina tus creencias, tu fe y la trasforma en algo contrario, en duda.
  2. Satanás quiere derribar tu matrimonio.
    1. Él quiere hacerte creer que otros son más importantes que tu cónyuge.
      1. Quiere que te enfoques en el trabajo, en los amigos, en las fiestas, en tu carrera, en ganar dinero, en otras relaciones.
      1. Quiere que pongas a tu esposa o a tu esposo en segundo lugar.
      1. De esta manera, él puede distraerte y hacerte mirar para otro lado, a otra falta, a otro pecho.
  3. Santas quiere que no hagas tu tarea
    1. Él quiere que pongas en manos de otros la crianza de tus hijos
    1. Que le des la responsabilidad de criar a tus hijos solo a tu esposa
    1. Quiere que pienses que la iglesia, sus líderes son los que tienen que criar y entrenar a tus hijos
    1. Pero esto no es así. La tarea de un padre y de una madre es entrenar a sus hijos para que amen a Dios, para que respeten y honren a sus padres y para que aprendan como es el matrimonio.

Estas son tres cosas que no debemos perder de vista.

Si estamos atentos y nos mantenemos alertas como nos dice el Apóstol Pedro en 1 Pedro 5:8-9, entonces vamos a luchar por mantener y crecer en nuestra relación con Dios. Si no la tenemos, la vamos a buscar, vamos a hacer lo necesario para aprender como relacionarnos con Dios y entregaremos nuestra vida Él. Si ya somos cristianos, vamos a luchar por crecer en nuestra vida con Dios y mantenernos a su lado a pesar de las dificultades. Al mismo tiempo, asumiremos nuestro rol. Padres y madres amando a Dios y cuidando a nuestros hijos.

  • Cuidando de las amistades que tienen
  • Cuidando de los lugares que frecuentan
  • Buscando pasar tiempo con ellos
  • Escuchando lo que les preocupa
  • Dándoles consejo acerca de la vida
  • Cuidando de su pureza
  • Mostrándoles como un hombre debe amar y cuidar a su esposa. Me temo que muchos padres podríamos no estar enseñando esto a nuestros hijos. Más bien los mal enseñan. Contestándole mal a su esposa, tratándola por cualquier cosa. Esto es un mal ejemplo para nuestros hijos. Ellos deben aprender que un hombre es respetuoso con la mujer, y una mujer es respetuosa con el hombre.
  • Enséñele a su hijo como enamorar en pureza, como construir con el sexo opuesto. Y si no sabe cómo hacerlo, pregunte. Pida consejo, busque ayuda. Su matrimonio y su familia están bajo la mirada atenta de Satanás.

Así que no se descuide, por que Satanás quiere derribar su familia.

Cristian y su esposa Patricia han servido en el ministerio a tiempo completo por varios años. Son padres de dos maravillosos hijos y viven actualmente en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra en Bolivia. Aman el ministerio y a la iglesia y sirven con el corazón dispuesto a escuchar la voz de Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.