Sermones

¿En qué situaciones Dios nos dice No?

#671
28 de agosto 2022

Quiero empezar esta mañana compartiendo un pasaje que está en el evangelio de Juan. Específicamente en Juan 10:10

Mi propósito es darles una vida plena y abundante. (NTV)

Curiosamente lo que nos dice Jesús es todo lo contrario a lo que nos dice el mundo y las religiones acerca de Dios. Jesús nos dice que Él ha venido con el propósito de darnos una vida plena y abundante, ambas palabras implican satisfacción, plena se refiere a estar completo, es decir, una vida completa, con todo lo que necesitamos.  El apóstol Pedro hace referencia a esto en una de sus cartas “Mediante su divino poder, Dios nos ha dado todo lo que necesitamos para llevar una vida de rectitud.” (2 Pedro 1:3, NTV), al mismo tiempo, Lamentaciones 3:23 nos dice: “Cada mañana se renuevan sus bondades; ¡muy grande es su fidelidad!” (NVI).

La otra palabra se refiere a tener de sobra, demasiado. Jesús vino a darnos toda su gracia. A mostrarnos toda su misericordia, todo su amor, todo su perdón, toda su paz. Él vino a compartir con nosotros su relación con Dios. Es más, por si nos hacía falta algo para poder continuar nuestra vida cristiana, ÉL nos dejó el Espíritu Santo, para que nos ayude a darnos cuentas de lo que es malo para nuestra relación con Él y para que podamos tener guía en nuestro caminar.

Con esto en mente necesitamos abordar nuevamente las negativas de Dios sobre nosotros. Dios dice no, porque hay algo mucho más importante para nosotros que cumplirnos un capricho o un sueño.

Hay muchas ocasiones en que Dios ha dicho no y entre todas estas quiero solamente destacar algunas de estas.

DIOS NOS DICE QUE NO CUANDO HEMOS DESOBEDECIDO SU VOLUNTAD.

Números capítulo 20, nos relata una ocasión en que el pueblo de Dios se amotinó en contra de Moisés y Aron reclamándoles que no tenían agua. Ante tal situación ambos se fueron a orar y Dios les dijo lo siguiente:

…y el Señor le dijo a Moisés: «Toma la vara y reúne a la asamblea. En presencia de esta, tú y tu hermano le ordenarán a la roca que dé agua. Así harán que de ella brote agua, y darán de beber a la asamblea y a su ganado». Tal como el Señor se lo había ordenado, Moisés tomó la vara que estaba ante el Señor. 10 Luego Moisés y Aarón reunieron a la asamblea frente a la roca, y Moisés dijo: «¡Escuchen, rebeldes! ¿Acaso tenemos que sacarles agua de esta roca?» 11 Dicho esto, levantó la mano y dos veces golpeó la roca con la vara, ¡y brotó agua en abundancia, de la cual bebieron la asamblea y su ganado!

12 El Señor les dijo a Moisés y a Aarón: «Por no haber confiado en mí, ni haber reconocido mi santidad en presencia de los israelitas, no serán ustedes los que lleven a esta comunidad a la tierra que les he dado». 13 A estas aguas se les conoce como la fuente de Meribá,[a] porque fue allí donde los israelitas le hicieron reclamaciones al Señor, y donde él manifestó su santidad.

Dios fue muy claro con Moisés, le dijo exactamente lo que tenía que hacer, pero él hizo lo contrario. No mostró la gloria de Dios al pueblo, sino que la suya. Con esto hizo que Dios le disciplinara por su desobediencia y les castigo debido a su falta.

Moisés no cruzo al otro lado del Jordán debido a su desobediencia. La desobediencia es un mal terrible, ya que nos aparta de la gracia de Dios. Recordemos que Moisés era el líder del pueblo y debía ser un ejemplo de obediencia y sometimiento al Señor. Debemos ser obedientes a Dios y no poner en riesgo nuestra relación con Él.

DIOS NOS DICE QUE NO CUANDO NUESTRO PLAN ESTÁ EN CONTRA DEL SUYO.

En otra ocasión, Moisés superado por el pueblo y la insistencia de este sobre él, le hablo a Dios y le pidió que le quitara la vida porque ya no podía más. Sin embargo, Dios no consideraba un opción llevarse a Moisés antes de tiempo, así que le respondió con una mejor opción.

Yo solo no puedo con todo este pueblo. ¡Es una carga demasiado pesada para mí! 15 Si este es el trato que vas a darme, ¡me harás un favor si me quitas la vida! ¡Así me veré libre de mi desgracia! 16 El Señor le respondió a Moisés: —Tráeme a setenta ancianos de Israel, y asegúrate de que sean ancianos y gobernantes del pueblo. Llévalos a la Tienda de reunión, y haz que esperen allí contigo. 17 Yo descenderé para hablar contigo, y compartiré con ellos el Espíritu que está sobre ti, para que te ayuden a llevar la carga que te significa este pueblo. Así no tendrás que llevarla tú solo.(Números 11:14-17)

DIOS NOS DICE QUE NO CUANDO PONEMOS EXCUSAS A SU VOLUNTAD.

Cuando Dios llamó a Jeremías para que le sirviera, él le dio una excusa muy parecida a la que Moisés también le dio, sin embargo, Jeremías entendió que cuando Dios elige a alguien, no acepta un no por respuesta, mucho menos excusas.

Jeremías 1:6-9: Yo le respondí: «¡Ah, Señor mi Dios! ¡Soy muy joven, y no sé hablar!» Pero el Señor me dijo: «No digas: “Soy muy joven”, porque vas a ir adondequiera que yo te envíe, y vas a decir todo lo que yo te ordene. No le temas a nadie, que yo estoy contigo para librarte». Lo afirma el Señor. Luego extendió el Señor la mano y, tocándome la boca, me dijo: «He puesto en tu boca mis palabras. (NVI)

DIOS NOS DICE QUE NO CUANDO LO QUE PEDIMOS NO ES BUENO PARA NOSOTROS

Pablo le pidió a Dios que le quitara la espina que le había puesto. Pero Dios le respondió que No, porque solo le bastaba con su gracia. Pablo tenía mucho de que enorgullecerse. Pueden leer 2 Corintios 12 y encontrarse con algunas de las experiencias de Pablo.

En tres ocasiones distintas, le supliqué al Señor que me la quitara. Cada vez él me dijo: «Mi gracia es todo lo que necesitas; mi poder actúa mejor en la debilidad».  Dios le dijo que No, porque lo que le pedía le pondría orgulloso.

En otra ocasión Moisés le pidió a Dios ver su cara, pero Dios le respondió que no debido a que podría morir al hacerlo. Éxodo 33:20

Debemos recordar que Dios es Padre y por ende siempre está pensando en que es lo que nos ayuda y que no.

 DIOS NOS DICE QUE CUANDO NO ES EL MOMENTO ADECUADO O NO ES EL TIEMPO DE DIOS.

Esto es algo que nos puede llegar a frustrar, pero cuando no es el tiempo, debemos esperar y prepararnos para cuando llegue ese momento.

Pasaron por la región de Frigia y Galacia[a], habiendo sido impedidos por el Espíritu Santo de hablar la palabra en Asia[b]y cuando llegaron a Misia, intentaron ir a Bitinia, pero el Espíritu de Jesús no se lo permitió. (Hechos 16:6-7)

Cuando pedimos la guía de Dios debemos estar dispuestos a dejarnos guiar por Él.

Conclusión

  • Dios hace todo por nosotros motivado por su amor
  • Él es nuestro Padre y sabe que nos conviene
  • Sus negativas son límites que nos ayudan a crecer en nuestro carácter
  • Dios está más interesado en desarrollar nuestro carácter que en nuestra felicidad
  • Cuando ÉL dice que No, hay razones de peso tras de esto

Cristian y su esposa Patricia han servido en el ministerio a tiempo completo por varios años. Son padres de dos maravillosos hijos y viven actualmente en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra en Bolivia. Aman el ministerio y a la iglesia y sirven con el corazón dispuesto a escuchar la voz de Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.